EL CACAO DE LOS GUACHINCHES AMENAZA

El mago suele ser muy buena gente y una persona muy inteligente. Y como suele decir Antonio Rodríguez “El Zapa” popular zapatero artesano de La Laguna, “el mago, es mago hasta la quinta generación… y después, súper mago”. Creo que hemos llegado a la quinta generación y hay muchos que están entre desconcertados y cabreados, entre hartos y con ganas de ponerse en su sitio y plantarse. El motivo no es otro que el “cacao” (o caos) de los llamados guachinches o, mejor dicho, el de los “mal llamados” guachinches. Los verdaderos autorizados tienen que cumplir una rigurosa normativa y, si no lo hacen, multa que te pego. Pero los “mal llamados” guachinches, que no están legalizados ni autorizados a abrir con esa denominación, la siguen utilizando, por la cara, como si tal cosa, y nadie les dice nada, ni los mete en vereda. Hay amenazas de denuncias por competencia desleal y se barrunta una guerra de guachinches, nada buena.

FOTO 1.- CHONA

El Guachinche de Chona (que no lo es) en calle Velázquez de Santa Cruz.

SON PATRIMONIO EXCLUSIVO DE TENERIFE

Todo esto a partir del llamado “Decreto de los Guachinches” firmado por el entonces presidente regional, Paulino Rivero Baute, el 1 de agosto de 2013, hace ahora exactamente cinco años, y que no ha servido para casi nada. Una normativa (para mi nefasta) desarrollada por el Gobierno de Canarias a través del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA) y que contempla el concepto “guachinche” como un establecimiento habitual en “zonas vitivinícolas de Canarias”, cuando, lo cierto y verdad, es que el guachinche es un establecimiento genuino, auténtico y legítimo, propio y característico patrimonio “solo” de la isla de Tenerife. Encima, ahora las autoridades y las administraciones públicas promocionan y publicitan al “guachinche” de cara al Turismo, como “los establecimientos de restauración típicos”, con el consiguiente y lógico “mosqueo” de restaurantes, merenderos, tascas, tabernas, casas de comida, bodegas y bodegones, que se sienten amenazados y dejados de la mano de Dios.

FOTO 2.- VEGANO

Señalización del “guachinche vegano” Casa Chano, en La Corujera.

CURIOSIDADES QUE NOS… “ENCOCHINAN”

Hay curiosidades en este cacao que hacen (con razón) “encochinar” al personal. Solo unas muestras de ellas. Hasta el propio gabinete de prensa del ayuntamiento de El Rosario se confunde cuando comunica que “el guachinche La Morra se alzó con el premio a la Mejor Elaboración de la I Ruta del Pincho, organizada por la Concejalía de Desarrollo Local, que dirige el edil Yeray Gutiérrez”. Pero La Morra no es un guachinche y su propio equipo (como pueden ver en la foto) luce en sus delantales el calificativo de “restaurante”. Como tampoco lo es en el mismo municipio El Frangollo o El Belillo (antes restaurante Casa Manolo, que fue gran salón de bailes y banquetes). No lo son (casi todos tienen el distintivo de la “R” en su fachada) pero todos se publicitan en Facebook como guachinches. El guachinche de Chona abre con esa denominación en el número 14 de calle Velázquez, en pleno centro de la capital tinerfeña. También con la “Bc” de bar cafetería en su puerta, el guachinche El Calderito (del grupo+que carne) se anuncia autodenominándose “guachinche moderno”, en el número 8 de la carretera general del Sur, en Taco. Y hasta tenemos el autodenominado “guachinche vegano” Casa Chano, en La Corujera, cuya carta ofrece “chorizo de perro de tofu, tempeh de fiesta, morcilla de arroz y sangre de drago.

FOTO 3.- LA MORRA

El equipo del ganador restaurante La Morra (que no es un guachinche)

LAS 2 PARTES SE SIENTEN MALTRATADAS

Como ahora la “moda” es promocionar a los guachinches de cara al turismo, y a los que no lo son y siguen abiertos con ese nombre no les pasa nada (y enciman dan más platos y bebidas), los verdaderos y legalmente autorizados sienten que están “haciendo el canelo”. Y por su parte, los restaurantes, casas de comida y resto de denominaciones legales, también sienten que están siendo maltratados y están pensando muchos de ellos incorporar a su nombre lo de “guachinche”… Porque, tengan claro que aquí los únicos “malos” son los que tienen y/o usan el nombre de “guachinches” sin serlo y sin estar debidamente autorizados y legalizados (aunque sea con el nefasto decreto actualmente en vigor). Y todo esto trasladando al turista visitante una imagen falsa y equivocada de los guachinches, desleal para los otros.

FOTO 4.- MODERNO

Fachada del “guachinche moderno” El Calderito, que es bar cafería (Bc)

EL CABILDO PERDIÓ LA MARCA REGISTRADA

He hablado con el bueno de Escolástico Gil Hernández, gran alcalde de El Rosario, que es uno de los que sí sabe de esto, y está de acuerdo en que hay que meter mano, de verdad y con decisión, a esta problemática. Aunque a algún otro alcalde no le guste, porque se sienta perjudicado o tenga otros intereses. Lo que pasa es que, para más inri, el Cabildo, que tenía el nombre como “marca registrada” en la Oficina Española de Patentes y Marcas (creo que desde el año 2005) se despistó y se olvidó de renovarla a los 10 años (o sea, en el 2015) y ahora creo que está en manos de un catalán. En cualquier caso, tengo entendido que hay soluciones para superar esta contingencia y creo que el presidente Carlos Alonso está por la labor de hacer algo rápido.

FOTO 5.- EL BELILLO

Fachada del restaurante El Belillo (vean la “R”) aunque se autodenomina guachinche

PEDIR QUE DEVUELVAN LAS COMPETENCIAS

En mi “molesta” opinión (como decía otro mago) creo que la posible solución (y yo lo planteo y sugiero) es que el Cabildo de Tenerife (o sea, Carlos Alonso) solicite al Gobierno de Canarias (o sea a Narvay Quintero, consejero de Agricultura) que devuelva a Tenerife todas las competencias que pueda respecto al fenómeno y concepto de “nuestros” guachinches a Tenerife, toda vez que, repito, son patrimonio exclusivo de nuestra isla. Los “bochinches”, por cierto, son canariones y no llegan a media docena. También he hablado con Narvay Quintero y, como político inteligente y hábil, entiende que la propuesta tiene sentido. Aunque algún tema puntual, de Sanidad, o lo que sea, lo siga llevando el Gobierno de Canarias (si no queda más remedio). Porque si no hacemos algo urgente, vamos a ver cómo, aparte del follón, el Bodegón Campestre podría autollamarse “Guachinche Campestre” y hasta el Hotel Mencey llamar a su restaurante “Guachinche Papa Negra”… Y, si no, al tiempo… Amén.

FOTO 6.- ANONIMAN

Mensaje de Anoniman, o acertado montaje sobre su popular valla en la autopista.

Bnn_Careca

TODOS SE QUEJAN… PERO A TORO PASADO

Ahora todo el mundo, autoridades, medios de comunicación y vecinos, directa o indirectamente afectados, están que se suben por las paredes, rechinando y rasgándose las vestiduras cuando ya ha pasado algo. Sucedió con lo de la pasarela marítima de Vigo, donde al alcalde, Abel Caballero, lo están poniendo bonito y como “culpable” de los males. Sucede en Génova con el puente Morandi, donde el “malo” es el alcalde Marco Bucci. Y en el milagroso incendio del Hospital Nuestra Señora de La Candelaria (HUNSC), tres cuartos de lo mismo. Se quejan a Conrado Domínguez, director del Servicio Canario de la Salud (SCS) de que falta seguridad. Todos nos quejamos y seguramente con razón, pero siempre a toro pasado, cuando el mal ya ha ocurrido y tenemos que lamentar víctimas y daños materiales. La mente previsora, brilla por su ausencia…

FOTO 1.- TORMENTA DELTA

Imágenes de las torres dobladas por la tormenta tropical Delta, en el año 2005

NO ESPEREMOS A QUE VUELVA A SUCEDER

Cuando veo hechos y sucesos como los ya mencionados, me acuerdo de las torres de electricidad de la autopista del sur que, durante la tormenta tropical Delta, en noviembre de 2005, se doblaron como si fueran de papel. Nunca se supo a ciencia cierta cuándo se habían revisado sus estructuras y no sé si actualmente pasan alguna inspección técnica… Y cada año me acuerdo de la carretera de La Aldea, en Gran Canaria, y de las de Teno o La Punta, en Tenerife. No sé si las obras necesarias para garantizar su seguridad dependen del Gobierno de Canarias, que hoy preside Fernando Clavijo, o es responsabilidad del Cabildo de Tenerife, que actualmente preside Carlos Alonso, o del ayuntamiento, que regenta (hasta que le presenten la requeteanunciada moción de censura) José Alberto Díaz. Tampoco sé si es cosa de instancias mayores, dependientes de Estado, pero sí sé que hay que garantizar su seguridad ahora mismo, antes de que pase algo.

FOTO 2.- CARRETERA LA PUNTA

700 metros de carretera donde se barrunta la tragedia, desde el café Melita al monumento a Los Sabandeños. Ya la señal avisa del peligro de desprendimientos.

EL QUE AVISA (OTRA VEZ)… NO ES TRAIDOR

Miles de personas se dirigen a diario hacia La Punta del Hidalgo y otras tantas regresan hacia el norte o el área metropolitana de Tenerife. Y ya el recordado sacerdote, Gilberto Martín Teixé, siendo cura párroco de Punta del Hidalgo, se salvó por los pelos, justo cuando iba por la carretera a decir misa y le cayó una tremenda piedra sobre su pequeño todoterreno. Aunque falleció muchos años más tarde, el bueno de Gilberto Martín (Q.e.p.d.) escapó en aquella ocasión porque, seguramente, el Espíritu Santo iba con él. Pero la verdad es que, al común de los mortales pecadores, nos vendría bien un semitúnel como el que hay a la entrada a Garachico o en la de Santa Cruz desde el Sur. Yo aviso que en los escasos 700 metros de la carretera de La Laguna a Punta del Hidalgo, entre la cafetería Melita y el monumento a Los Sabandeños, se barrunta la tragedia. Uno no quiere ser pájaro de mal agüero, pero el que avisa (otra vez) no es traidor.

FOTO 3.- RISCOS LA PUNTA

Hace años, una piedra de este risco casi mata a Gilberto Martín, el cura de La Punta.

POLÍTICOS ESCLAVOS DE SUS AGENDAS

En este tiempo veraniego, de vacaciones y descanso, suelo recordar que nuestros actuales políticos están siendo (más de lo debido) esclavos de sus implacables agendas, que van más allá de sus estrictas responsabilidades. Y creo que esta verdad constatada, les está distanciando (peligrosamente) de la realidad de la ciudadanía a la que (se supone) sirven o deben servir, alejándoles de la calle donde la gente de a pie, vive su día a día. Creo que hay que saber “desconectar” para estar con la familia y los amigos como (me consta) lo hacen, por ejemplo, Lope Afonso (PP) alcalde de Puerto de la Cruz, Escolástico Gil (IR-V) alcalde de El Rosario, José Miguel Rodríguez Fraga (PSOE) alcalde de Adeje, o José Alberto Díaz (CC) alcalde de La Laguna. Hay que tener tiempo para hacer deporte y para disfrutar de una comida con larga sobremesa, para echarse un envite con los amigos, y hasta para una parranda.

FOTO 4.- COLORAO Y ALCALDE

El mundo, musicalmente, al revés… Domingo “El Colorao” a la guitarra y José Alberto “El Alcalde” al timple.