RECONOCIMIENTO A UNA MISIONERA VISITA

Deseaba hacer reconocer y valorar públicamente el generoso y eficaz trabajo de todas personas que han hecho posible que la visita misionera de Nuestra Señora la Virgen de Candelaria realizó el pasado mes al área metropolitana de Tenerife, haya sido una feliz y exitosa realidad. Y he querido hacerlo hoy, dejando pasar unos días para “hacer la digestión” de tantas buenas emociones, manifestaciones de fe y ejemplos en positivo. El sacerdote Jesús Manuel Adonai Gil Agüín, delegado pastoral que el obispo Nivariense, Bernardo Álvarez, nombró como máximo responsable para esta visita de la Patrona de Canarias, puede estar más que satisfecho. Mi homenaje a él y a todas las personas, va en forma de pequeñas y curiosas anécdotas, que encierran mucho cariño.

FOTO 1.- JESÚS AGÜÍN

Jesús Manuel Gil Agüín, un merecidamente satisfecho Delegado Episcopal para la visita de Nuestra Señora la Virgen de Candelaria, junto a la Sagrada Imagen.

423 VOLUNTARIOS QUE SE HAN VOLCADO

Fueron 423 hombres y mujeres que, durante los 15 días, se volcaron colaborando en las más diversas labores. Los que venían formando la “cápsula” de la Virgen, con sus manos enlazadas rodeando el trono en todo momento, hicieron gran parte del recorrido caminando de lado, por lo que muchos de ellos y ellas sufrieron agujetas en las cervicales. Mención especial para los 23 que “no se vieron” porque iban bajo el trono en turnos de cuatro. Para que sus nombres queden para la historia, son éstos: Erick, Gonzalo, Marcos, Antonio Afonso, Yeray, Marco, Sandra, Alberto, Javier, Antonio, Johnny, Chano, Santi, Juan, Jonathan, Pedro, Alexis, Andrés, Domingo, Francisco Javier, Francisco, José y Cristóbal.

FOTO 2.- CARGADORES

Imagen inédita de debajo del trono de la Virgen, con algunos de los “cargadores”. De izquierda a derecha: Cristóbal, Francisco, Domingo, Andrés y Jose.

ANTONIO DÍAZ HERRERA “EL MILIMÉTRICO”

Dos “pasos” movieron a nuestra Morenita. Uno de ellos, la “urna de viaje”, enganchada un año más al vehículo cedido por Grúas Cuchi, conducido por Trino y su hijo Víctor. El otro, las andas de plata del Siglo XVIII de la Inmaculada, cedidas por la Parroquia de la Concepción de La Laguna, que se movió bajo las directrices del gran sacristán, Antonio Díaz Herrera. El trono tuvo que pasar más de una vez por espacios en los que solo había dos dedos de margen por los lados. Tanto que a Antonio ya lo llaman “El Milimétrico”. Y por milímetros de inclinación, el trono estuvo a punto de hacer “el caballito” cuando llegó al escenario previsto en La Alameda para dar la bienvenida de la Virgen a Santa Cruz. La inclinación de la rampa del escenario (usada días anteriores para la fiesta de Los 4o), era demasiado para la Virgen. Jesús Agüín y Antonio Herrera estuvieron unos minutos con el corazón encogido.

FOTO 3.- ANTONIO DÍAZ

El gran Antonio Díaz Herrera “El Milimétrico, experto “conductor” del trono de la Virgen.

MÁS DE 9.000 JÓVENES ESTUDIANTES

Casi 3.000 niños y niñas de primaria, casi 2.000 estudiantes de secundaria, y casi 5.000 jóvenes en La Laguna se acercaron a ver y “hablar” con la Virgen. Casi todos procedentes de colegios públicos y/o concertados (no todos religiosos) y universitarios. El fenómeno de la juventud y los estudiantes acercándose a nuestra Morenita fue especialmente destacado por un emocionado y agradecido Jesús Agüín, al terminar el concierto que Nico Montero, Chito Morales y nuestro paisano Alejandro Abrante ofrecieron en la Catedral.

FOTO 4.- CHITO, AGÜÍN Y ANTONIO

De izquierda a derecha Chito Morales (cantautor), Jesús Agüín (delegado episcopal) y Antonio Morales (vicario general de la Diócesis Nivariense)

LA “CAPITAL SENTIMENTAL DE CANARIAS”

También Jesús Agüín y el obispo Bernardo Álvarez, destacaron y agradecieron la colaboración del presidente del Cabildo, Carlos Alonso, así como de los 4 alcaldes de los municipios por donde pasó o estuvo la Virgen. Especialmente impactante y emotiva fue la manifestación de fe que dio Mary Brito (alcaldesa de Candelaria) quien públicamente se confesó creyente y comprometida. Con el bueno de Escolástico Gil (alcalde de El Rosario) Agüín compartió casi dos horas de caminata y charla, tanto que alguno dijo que Escolástico nunca había tenido una confesión tan larga. El alcalde chicharrero, José Manuel Bermúdez se volcó con todas las necesidades logísticas y el alcalde lagunero, José Alberto Díaz, no dudó en decir dos cosas: que La Laguna era “la capital sentimental de Canarias” y que “si la Virgen gobernara, muchas cosas se arreglarían”. Ninguno de ellos se subió al trono de la Virgen, para sacarse la foto (cosa que les honra) sino que ofrecieron sus bastones de mando a Agüín, que fue el único que se acercaba, se subía y los colocaba junto a la Sagrada Imagen.

FOTO 5.- ALCALDE

José Alberto dejó su bastón de alcalde, que Agüín (de espaldas subiendo la escalera) puso junto a la Sagrada Imagen de la Virgen de Candelaria.

UN BONITO Y EJEMPLARIZANTE MOMENTO

Anécdotas, curiosidades y momentos únicos ha habido muchos, cientos… Pero me quedo y despido solo con uno de ellos. Fue en uno de los momentos de dar gracias a la Virgen por su visita (concretamente en la llegada a La Laguna), donde hablaron 5 personas en representación de los niños, los jóvenes, los matrimonios (padres y madres), los sacerdotes, religiosos y religiosas, y los mayores (que fueron a su vez los encargados de recordar a los que ya no están entre nosotros). Y en este último caso, con una entereza ejemplar, habló y recordó a los fallecidos María del Carmen Rodríguez (para los amigos “Tata”, esposa de Enrique Melón) quienes, precisamente, el año pasado perdieron a su hijo mayor, Enrique, y a la que la fe les ha dado la fuerza para salir de la lógica tristeza y el ánimo para seguir adelante. Lo dicho, todo un ejemplo.

FOTO 6.- TATA RODRÍGUEZ

María del Carmen Rodríguez (“Tata”) durante su petición a la Virgen. Foto sacada a la pantalla que transmitía el acto en la Plaza del Adelantado.

Bnn_Comeztier